Diario de Oaxaca, Oliver Sacks

                DIARIO DE OAXACA, Oliver Sacks

Si el Humusnauta husmea un libro cuya dedicatoria es

Para la American Fern Society y para los buscadores de plantas, observadores de aves, submarinistas, astrónomos aficionados,recolectores de rocas, exploradores y naturalistas aficionados del mundo entero.

No podrá quedarse sin husmear un poco más este diario de un viaje a Oaxaca de un grupo de amantes de los helechos. En las primeras líneas se dará cuenta que su vocación de historiador natural amateur, su pequeño microscopio, su cuaderno de campo, sus manuales de observación lo ponen a la altura de un Wallace, de un Darwin o Humboldt.

Nada mal pensará el humusnauta y seguirá leyendo este viaje de 8 días del neurólogo escritor, que nos muestra su disciplinada participación en una sociedad científica de aficionados, que nos devuelve la confianza en los diarios de campo, en los observadores que roban tiempo a las cosas serias para observar lo que ocurre en una plaza,  las esporas de un helecho, el color rojo de las cochinillas.

Un científico es primordialmente un observador, por eso los aficionados son descubridores notables. No les pesa tanta academia y  además el goce lúdico de lo desprofesionalizado abre la imaginación.

Tras cerrar las 176 páginas del libro, el humusnauta volverá a su campo, a su lugar de investigación, seriamente escribirá lo que ve, comprará un microscopio de segunda mano, un martillo de geólogo golpeado y hará  un descubrimiento local, sorprendente, cargado de sus ganas e imaginación.